;

Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar información anónima de las estadísticas de navegación.

Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. y nuestra Política de privacidad.

Pulsa el botón ACEPTAR, para confirmar que has leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar, no volveremos a mostrarte este mensaje.

Este Real Decreto contribuirá a evitar las emisiones a la atmósfera de estos gases de efecto invernadero, regulando la comercialización y manipulación de los gases fluorados y los equipos que los contienen, y estableciendo requisitos de control para las plantas industriales cuyas actividades los emitan.

Se incorpora a la normativa aspectos como la constatación de la experiencia profesional al solicitar un certificado para manipular los gases fluorados y la debida formaciónteórico-práctica, ampliando el acceso al mercado de trabajo.

Solo podrán venderse al usuario final aparatos de aire acondicionado, equipos precargados de refrigeración y bombas de calor con gases fluorados cuando se garantice que la instalación la realizará una empresa habilitada.

Se introducen las disposiciones necesarias para adaptarse a lo dispuesto en el Reglamento Europeo sobre los gases fluorados de efecto invernadero. Para ello, se prevé que el certificado de manipulación de gases fluorados en equipos de refrigeración y equipos de protección contra incendios tenga a partir de ahora validez para las actividades de desmontaje de los equipos.

Se establece, además, que los programas formativos necesarios para la certificación deben incluir formación en nuevas tecnologías, que utilizan gases con bajo o nulo potencial de calentamiento atmosférico.

También se adapta el régimen sancionador a lo previsto en el Reglamento europeo, en particular en lo referente al incumplimiento de las condiciones para importar gases fluorados de efecto invernadero y los equipos que los contienen.

Finalmente, se incorporan los requisitos que han de cumplir las instalaciones que desarrollen actividades que emitan gases fluorados con el objetivo de que estos gases no se liberen a la atmósfera.